Finánzas para profesional no financiero

Finánzas para profesional no financiero

Ventas o Ingresos, no es igual a Ganancias o Beneficios, y mucho menos a efectivo en la caja.

La mayor parte de las personas, dueños de empresas o ejecutivos a cargo de departamento de empresas, no entienden este enunciado y los que creen entender, tampoco lo comprenden en su totalidad. El no entender este concepto es la base de que las empresas no logren los resultados esperados, baja rentabilidad, pérdidas y hasta quiebras en los negocios.

La confusión reside en que cuando se realiza una venta o se recibe un pago, muchas personas entienden que es un dinero que se puede usar en cualquier cosa, sin comprender la dinámica del negocio que están operando.

Ventas o ingresos, es cuando la empresa realiza la operación de entregar bienes o servicios a sus clientes, sobre los cuales realiza una factura y se registra. Ventas o Servicio.

Pero para que esa venta exista, debe existir primero un costo del bien que se vendió o de las personas y equipos que dan el servicio. Por tanto, a esa venta debe restarse ese costo.

La empresa para operar incurre en muchos gastos. Como por ejemplo: personal, agua, energía eléctrica, internet, renta local, intereses préstamos, combustibles, entre otros. Estos gastos también deben restarse.

Al final.
Ventas o ingresos, menos todos los costos, menos todos los gastos, es igual al beneficio o ganancia.

Pero aún la historia no termina.
Si las ventas fueron pagadas en el momento, entonces es posible tener en la caja el beneficio o ganancia, siempre que alguien no lo utilice en otras cosas, como comprar computadoras, equipos, automóviles o edificios.

Si la venta se realizó a crédito, debemos esperar a cobrar ese dinero antes de poder usarlo. Pero con el problema que debemos buscar del capital o préstamos para pagar todos los costos y gastos antes indicados.

Si la cuenta nunca se cobra, como sucede con un porcentaje de las compras todos los años, lo que parecía ser una ganancia se transforma en una perdida doble. Pérdida en la venta y pérdida en el pago de los costos y gastos sin recibir efectivo del cliente.

En resumen, la gerencia de la empresa debe vender, cubrir los costos y gastos, cobrar las cuentas por cobrar, no usar el efectivo en actividades fuera de la operación: entonces, sólo entonces, un porcentaje de las ventas, se convierte en ganancia y un porcentaje de las ganancias se transforma en efectivo en caja. Este efectivo si puede ser usado por los

accionistas, siempre y cuando la empresa decida no crecer, en cuyo caso debe invertirlo en dicho crecimiento. Pero eso es una nueva historia.

Muchos que entienden esto venden a precio reducido, cobrando en el momento y siempre en su bolsillo.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Comparte este artículo en las redes sociales